Cinco Golpes De Genio. Técnicas Fundamentales En El Arte De Escribir Cuentos (Guías del escritor)

Cinco Golpes De Genio. Técnicas Fundamentales En El Arte De Escribir Cuentos (Guías del escritor)

Language: Spanish

Pages: 0

ISBN: 8484288935

Format: PDF / Kindle (mobi) / ePub

Cinco Golpes De Genio. Técnicas Fundamentales En El Arte De Escribir Cuentos (Guías del escritor)

Language: Spanish

Pages: 0

ISBN: 8484288935

Format: PDF / Kindle (mobi) / ePub


Estamos ante un libro que responde a un interés básico: enseñar cómo se escriben buenos relatos. Sus páginas son un viaje a través de relatos geniales escritos por autores que revolucionaron el género. Julio Cortázar, Jorge Luis Borges, J.D.Salinger, Ryunosuke Akutagawa y Ambrose Bierce, son los maestros que nos sumergen en este mundo fascinante. Técnicas básicas como el tratamiento del tiempo o el punto de vista, junto a otras más avanzadas como las cajas chinas o las multiperspectivas, encuentran aquí un espacio de análisis dirigido a la enseñanza. La gran virtud que tiene este libro es la sencillez, amiga de la cabal comprensión y el óptimo entrenamiento en el arte del relato. Cada capítulo está elaborado de manera amena, con humor, sin abandonar el rigor del análisis. Si quieres escribir relatos, este es un buen camino.

Paragraph Writing: From Sentence to Paragraph

Newsjacking: How to Inject your Ideas into a Breaking News Story and Generate Tons of Media Coverage

A Broom of One's Own: Words on Writing, Housecleaning, and Life

The Nature of the Book: Print and Knowledge in the Making

Just Enough Liebling: Classic Work by the Legendary New Yorker Writer

Plot & Structure: (Techniques And Exercises For Crafting A Plot That Grips Readers From Start To Finish) (Write Great Fiction)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

fundamental, que las acciones narradas sean relevantes con respecto al conjunto. Pero hablando del lenguaje, está claro que probablemente no sea buena idea colocar tres adjetivos calificando a un sustantivo, y a continuación una metáfora igualmente adjetivada. Algo así como: «Crepúsculo fulgurante, níveo y adormecido, de rostro afilado como un pez volador». Pero salvo monstruosidades de ese estilo, si pensamos en el lenguaje, un cuento se escribe de cualquier manera. El leguaje de Carpentier es

esté muy deprimido. Equisciente: por último, imaginemos a un narrador en tercera persona que, en lugar de saberlo todo acerca de todos los personajes, o de mantenerse objetivamente al margen describiendo acciones externas, decide sumergirse y saber todo lo que siente y piensa uno solo de sus personajes: «La anciana del bigotillo había pasado la noche soñando que le afeitaba el mostacho a Proust, y aquello la horrorizó, pues sintió que había sido una tacaña al no ofrecerle a Marcel una

fundacional de Poe? Que casualmente –como su título indica– se trata de un libro de cuentos policíacos. Es el momento de dar un paso arriesgado en nuestro entrenamiento: todo relato, desde que Poe fundó el género, tiene algo de policial. A que suena exagerado. Para empezar, no me refiero a que deba haber una anciana degollada en el primer párrafo con un objeto no identificado, ni un mayordomo que se pase la vida mirando por el ojo de las cerraduras mientras afila un cortaúñas. Ni un detective

No está bien interrumpir una y otra vez la lectura de un relato para retomarla horas o días después, lo mismo ocurre con la poesía: hay que leer de un tirón, de la misma manera en que el acto sexual debe realizarse de principio a fin, y no interrumpirlo para pretender retomarlo al día siguiente en el mismo punto donde lo habíamos dejado. Imposible. Se pierde el gustito de la lectura. ¿Qué tiene que ver esto con la inspiración? Mucho. Los relatos que subyugan y obligan a una lectura intensa y

ese tiempo, anímicamente hablando, de modo que nos resulta inevitable tener percepciones dilatadas, comprimidas, fragmentarias. Pues precisamente eso mismo es lo que hacemos con el tiempo en todo texto narrativo: creamos un tiempo artificial que puede dilatarse, fragmentarse, retroceder, comprimirse. Por ejemplo, cuando lees la novela de García Márquez Cien años de soledad, aunque te enganche y la despaches en un fin de semana de ocio friqui, tienes la sensación de que has vivido cien años en

Download sample

Download