Como agua para chocolate: Novela en doce entregas con recetas, amores y remedios caseros

Como agua para chocolate: Novela en doce entregas con recetas, amores y remedios caseros

Laura Esquivel

Language:

Pages: 121

ISBN: 9588884128

Format: PDF / Kindle (mobi) / ePub

Como agua para chocolate: Novela en doce entregas con recetas, amores y remedios caseros

Laura Esquivel

Language:

Pages: 121

ISBN: 9588884128

Format: PDF / Kindle (mobi) / ePub


Dentro del vasto panorama de la literatura mexicana, la cual ha creado obras con reconocimiento en todo el mundo, sólo unos pocos han gozado de un alojamiento especial en la memoria de los lectores. Y aun dentro de esa selección, donde se guardan las más queridas cosas, se encuentran los libros quizá menos de una decena que las personas pueden citar de inmediato cuando alguien les pide que digan el nombre de una novela mexicana que les haya dejado una profunda impronta.

Desde su nacimiento este libro parece estar marcado por un destino lleno de encanto y magia. Dedicada a la docencia y al guionísmo cinematográfico, Laura Esquivel nunca se imaginó escribir la novela mexicana más leída de los últimos años, ni convertirse en una autora de reconocimiento mundial, capaz de conquistar a los lectores de Brasil, Japón, Holanda, Inglaterra, EE.UU., Hungría, Dinamarca, Suecia, Francia, Italia, Noruega y de muchos países más donde la novela fue traducida con títulos inverosímiles como Rosas rojas y tortillas (en la versión holandesa) o La leyenda de la salsa de pétalos de rosa (la edición china).

Practical Demonkeeping

Clear Light Of Day

The Cornish Trilogy: The Rebel Angels, What's Bred in the Bone, The Lyre of Orpheus

Beverly Hills is Burning (Rail Black, Book 3)

Psion (Cat, Book 1)

Dexter Is Dead (Dexter, Book 8)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

tan ocurrente. Y, dígame, �ya pensó dónde trabajaría Pedro en San Antonio? —Puede entrar a trabajar como contador en la compañía de mi primo, no tendrá problema, pues habla el inglés a la perfección. Las palabras que Tita escuchó resonaron como cañonazos dentro de su cerebro. No podía permitir que esto pasara. No era posible que ahora le quitaran al niño. Teñia que impedirlo a como diera lugar. Por lo pronto, Mamá Elena logró arruinarle la fiesta. La primera fiesta que gozaba en su vida.

si pudiera gozar de un platillo cualquiera que fuera, si pudiera … volver a la vida. Un olor que percibió la sacudió. Era un olor ajeno a esta casa. John abrió la puerta y apareció �con una charola en las manos y un plato con caldo de colita de res! �Un caldo de colita de res! No podía creerlo. Tras John entró Chencha bañada en lágrimas. El abrazo que se dieron fue breve, para evitar que el caldo se enfriara. Cuando dio el primer sorbo Nacha llegó a su lado y le acarició la cabeza mientras

parte la idea que tiene de casarse con John. Aún está a tiempo de no cometer esa equivocación, �no acepte ese matrimonio por favor! —Pedro, usted no es nadie para decirme lo que tengo que hacer, o no. Cuando usted se casó yo no le pedí que no lo hiciera, a pesar de que esa boda me destrozó. Usted hizo su vida, �ahora déjeme hacer la mía en paz! —Precisamente por esa decisión que tomé y de la cual estoy completamente arrepentido, le pido que recapacite. Usted sabe muy bien cuál fue el motivo que

ella como hasta ahora, pero fíjate chiquita que no. �Cuándo has visto que a las mujeres de la calle se les permita estar junto a las niñas de familias decentes? —¡No me digas que en serio crees que nuestra familia es decente! —Mi pequeña familia sí lo es. Y para que lo siga siendo te prohibo acercarte a mi hija, o me voy a ver en la necesidad de correrte de esta casa, que mamá me heredó. �Lo entiendes? Rosaura salió de la cocina, con la papilla que Tita había preparado para Esperanza, y se fue

vieran, para que nadie sospechara, para que Tita no se embarazara, para no gritar de placer cuando estaban uno dentro del otro. Desde ahora todo eso pertenecía al pasado. Sin necesidad de palabras se tomaron de las manos y se dirigieron al cuarto obscuro. Antes de entrar, Pedro la tomó en sus brazos, abrió lentamente la puerta y ante su vista quedó el cuarto obscuro completamente transformado. Todos los triques habían desaparecido. Sólo estaba la cama de latón tendida regiamente en medio del

Download sample

Download