Confesiones de un comedor de opio inglés (Great Ideas 29)

Confesiones de un comedor de opio inglés (Great Ideas 29)

Language: Spanish

Pages: 94

ISBN: B00G0OAGTK

Format: PDF / Kindle (mobi) / ePub

Confesiones de un comedor de opio inglés (Great Ideas 29)

Language: Spanish

Pages: 94

ISBN: B00G0OAGTK

Format: PDF / Kindle (mobi) / ePub


A lo largo de la historia, algunos libros han cambiado el mundo. Han transformado la manera en que nos vemos a nosotros mismos y a los demás. Han inspirado el debate, la discordia, la guerra y la revolución. Han iluminado, indignado, provocado y consolado. Han enriquecido vidas, y también las han destruido. Taurus publica las obras de los grandes pensadores, pioneros, radicales y visionarios cuyas ideas sacudieron la civilización y nos impulsaron a ser quienes somos. Describiendo las surrealistas alucinaciones, el insomnio y las visiones de pesadilla que experimentó mientras consumía grandes dosis diarias de láudano, el legendario relato de Thomas De Quincey sobre los placeres y los tormentos del opio forjó un vínculo entre la autoexpresión artística y la adicción, y allanó el camino para futuras generaciones de escritores que experimentaron con el consumo de drogas, de Baudelaire a Burroughs.

Untouchable: The Strange Life and Tragic Death of Michael Jackson (Updated Edition)

Size Matters Not: The Extraordinary Life and Career of Warwick Davis

My Favourite People & Me: 1978-1988

An Autobiography of Jack London

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

práctica del comedor de opio, también debo negarlo. Es cierto que el opio está clasificado como un narcótico y que puede acabar teniendo algún efecto de ese tipo: pero los efectos primordiales del opio consisten siempre, y en el más alto grado, en excitar y estimular el sistema: la primera fase de su acción en mi caso duraba siempre, durante mi noviciado, hasta un máximo de ocho horas; de manera que debe ser culpa del propio comedor de opio, que no calcula bien cuándo administrar la dosis

(hablando en términos médicos), el hecho de que todo el peso de su influencia narcótica tenga lugar durante sus horas de sueño. Parece ser que los comedores de opio turcos son lo bastante absurdos como para sentarse, como si fueran estatuas ecuestres, sobre unos troncos de madera tan estúpidos como ellos mismos. Pero para que el lector pueda juzgar hasta qué punto el opio puede llegar a aturdir las facultades de un inglés, le describiré (por abordar la cuestión de una manera ilustrativa más que

montañas? Tomar opio. Sí, �pero qué más? Verás, lector, en 1812, el año al que hemos llegado ahora, al igual que durante algunos años anteriores, lo que hago principalmente es estudiar a los metafísicos alemanes leyendo textos de Kant, Fichte, Schelling, etc. �Y cómo vivo, cuál es mi estilo de vida? En resumen, �a qué clase o tipo de hombres pertenezco? En este período, a saber, en 1812, vivo en una casita de campo, con una sola criada (honi soit qui mal y pense) [«caiga deshonra sobre aquel que

fue el día más feliz de su vida, y el porqué, y nos lo explicara, supongo que todos exclamaríamos: �Escuchémosle! �Escuchémosle! En cuanto al día más feliz de su vida, a cualquier hombre juicioso le costará señalar uno: porque cualquier suceso que pudiera ocupar un lugar tan distinguido en el recuerdo de ese hombre, o pudiera haber derramado alguna felicidad especial en un día concreto, debería ser de carácter tan permanente que (dejando aparte los accidentes) siguiera derramando la misma

narración ordenada, tantos son los horrores que pesan en mi cerebro. Me excuso en parte con este sentimiento; y en parte porque ahora me hallo en Londres, y soy una de esas personas que ni siquiera son capaces de ordenar sus papeles sin ayuda; y estoy separado de las manos que suelen llevar a cabo para mí el oficio de amanuense. 2. Quizá pensarás que no debería revelar tantos detalles ni tan íntimos de mi propia historia. Es posible. Pero yo escribo como si pensara en voz alta, y sigo mi estado

Download sample

Download