Diario de una ninfómana (Spanish Edition)

Diario de una ninfómana (Spanish Edition)

Language: Spanish

Pages: 304

ISBN: 0307739341

Format: PDF / Kindle (mobi) / ePub

Diario de una ninfómana (Spanish Edition)

Language: Spanish

Pages: 304

ISBN: 0307739341

Format: PDF / Kindle (mobi) / ePub


La historia real de un descenso a los infiernos del sexo.
 
Diario de una ninfómana es el conmovedor relato de una mujer francesa, de buena familia, licenciada en dirección de empresas, que narra su evolución vital a través de las relaciones sexuales que va manteniendo: con los sepultureros de un cementerio, con un árabe muy aficionado a la Coca-Cola, con un policía sin escrúpulos, con desconocidos en lugares imprevistos... Multitud de vivencias que asume con la máxima libertad que tiene cualquier persona: la que uno se concede a sí mismo, sin obligación alguna. Esta peculiar manera de relacionarse la lleva a vivir una verdadera odisea al lado de un hombre maquiavélico quien la maltratará psicológicamente. Para sobrevivir al dolor y debido a sus ilimitadas ansias de curiosidad, abarcará ejerciendo la prostitución en una agencia de contactos de lujo. Allí se enfrentará a la debilidad de los hombres, a su vulnerabilidad: hombres de reconocido prestigio, hombres de negocios, políticos... Hombres que no le harán perder sus ganas de comunicarse con el lenguaje que mejor conoce: el del cuerpo y el de la palabra escrita. Un libro sincero, desgarrado, escrito a contracorriente de la actitud políticamente correcta respecto al sexo. Un libro que revela, en definitiva, que hasta en el propio infierno se puede encontrar el amor. Un libro que no deja, indiferente a nadie.

Flesh Raffle

Tomb of 500,000 Soldiers

Students of Submission

Consequences (The Flesh Cartel, Book 4)

Wild Irish Ride (Weldon Brothers Series, Book 1)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

he corrido? Solamente de pensar en esta posibilidad, me deja la autoestima por los suelos. Me podía haber llamado para repetirme que le ha gustado mucho pasar la noche conmigo. A las mujeres nos encanta que nos vayan diciendo una y otra vez estas cosas. Y yo soy una de ellas. Cristián no es para nada psicólogo y me está decepcionando. Tampoco le estoy pidiendo que sea el padre de mis hijos, pero al menos, que tenga el detalle de manifestarse. Es igual. Si no llama, es porque no valía la pena.

mezcla explosiva!, pienso un poco angustiada. Tiene los ojos desorbitados por el polvo blanco y está boca arriba encima de la cama, inerte. Al cabo de un rato, me pide que comience mi trabajo, pero como no tiene erección ninguna, es imposible colocarle un condón. Yo tengo las ideas muy claras. No pienso hacer nada con un desconocido sin preservativo. —No te va a servir de nada —me dice, refiriéndose a los preservativos que he colocado encima de la mesilla—. Follar no me pone. Sólo quiero que

Manolo en la habitación pequeña. Están un largo rato, hasta que Manolo hace su reaparición con Isa. —No hay problema. �Así me gusta!, que me avisen con tiempo. Tómate dos semanas en Navidad —le dice Manolo a Isa, mientras se despide de nosotras. Isa no le ha dicho nada, solamente le ha avisado de que se va a ver a su familia a Ecuador en diciembre. Pero también sé que ha hecho todo eso a propósito para asustarme. Cuando se va Manolo, Isa me hace entender con la mirada: �la próxima vez, te

resultará extraño para muchos, pero los momentos que viví dentro de la casa fueron unos de los mejores de mi vida, por el simple hecho de haber conocido a Giovanni y haber encontrado a esta mujer nueva que soy yo ahora. Siento que cada día voy cambiando de piel, como las serpientes en algunas épocas del año. La mía es ahora más ligera de llevar, sutil, suave al tacto, y más impermeable a lo que me rodea. �Y que no se equivoque el lector! Este libro no es ni un mea culpa, ni el retrato de una

hacer un hueco en su agenda. —Hago deporte. Voy de compras. A veces, me voy a tomar una copa en un bar con una bella amiga, por ejemplo. �Qué haces mañana al final de la tarde? Bien, pienso. Tiene ganas de verme. —Si quieres quedamos. No sé a qué hora acabaré, pero te llamo en cuanto salga del despacho. �Te parece bien? —le pregunto. —De acuerdo. Hasta mañana. Cuando salgo del despacho, un diluvio empieza a caer sobre la ciudad. No he traído paraguas porque el tiempo ha sido bueno todo el

Download sample

Download