Historia de la guerra (Universitaria)

Historia de la guerra (Universitaria)

Language: Spanish

Pages: 0

ISBN: 8446025604

Format: PDF / Kindle (mobi) / ePub

Historia de la guerra (Universitaria)

Language: Spanish

Pages: 0

ISBN: 8446025604

Format: PDF / Kindle (mobi) / ePub


Las naciones occidentales –encabezadas por Estados Unidos– disfrutan en la actualidad de una considerable ventaja en casi todos los enfrentamientos militares. ¿Cómo ha llegado a alcanzar tal predominio la «práctica occidental de la guerra»? El presente libro, escrito por un equipo de siete distinguidos historiadores militares, ofrece una respuesta que parte de los orígenes en la Grecia y la Roma clásicas, recorre la Edad Media (cuando los enemigos de Occidente estuvieron a punto de triunfar) y la Edad Moderna (cuando Occidente utilizó la fuerza militar para adueñarse de extensos territorios que nunca había poseído, primero en América y Siberia y, luego, en las costas de Asia y África), y llega hasta las guerras mundiales y los conflictos actuales. En él se ponen de relieve cinco aspectos esenciales de la práctica occidental de la guerra: una combinación de técnica, disciplina y tradición militar agresiva, más una extraordinaria capacidad para responder con rapidez a los retos y servirse de recursos económicos, más que humanos, para triunfar. Aunque, a lo largo de sus páginas, la obra centra su atención en Occidente y en la función de la violencia en su auge, cada uno de los capítulos examina también la eficacia militar de sus adversarios y los ámbitos en que la ventaja militar occidental ha sido –y sigue siendo– puesta en entredicho.

The Conquest of Saxony AD 782-785: Charlemagne's defeat of Widukind of Westphalia (Campaign, Volume 271)

The Fox in the Attic (New York Review Books Classics)

Mass Casualties: A Young Medic's True Story of Death, Deception, and Dishonor in Iraq

Chickenhawk

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

impedirle desembarcar. En palabras del cronista Jean Froissart, «esa batalla de la que hablo fue muy abyecta y horrible, pues los combates y asaltos en mar son más duros y a la vez más crueles que los librados en tierra, ya que no hay posibilidad de huir o retirarse». Según escribió el cronista inglés Geoffrey Le Baker, una nube de virotes disparados por las ballestas y de flechas lanzadas por los arcos cayó sobre [los franceses], matando a miles de ellos. Luego, quienes lo deseaban o eran lo

ser la mejor, pues proporcionaría campos de fuego cruzados. Otros autores militares italianos de finales del mismo siglo abogaron también por unas defensas poligonales y en ángulo; pero al principio fueron pocos los gobernantes que les prestaron atención, y aquellos tratados permanecieron largo tiempo inéditos. Sin embargo, en las últimas décadas del siglo, aunque la mayoría de las nuevas fortificaciones siguieron construyéndose según el diseño vertical tradicional, unas pocas fortalezas de

de azul muy claro, hasta el sombrero que se ponía en la cabeça, y con muchas plumas, para ser conocido», y sostenía que 10.000 soldados esplendorosamente ataviados con colores contrastados parecerían más peligrosos que 20.000 vestidos todos de negro, «como ciudadanos y boticarios». Sin embargo, ningún ejército de la época del duque de Alba tenía la capacidad de vestir a 20.000 hombres con un único color, por no hablar con un solo estilo, pues la producción masiva de atuendos uniformados

beneficios confesionales y los políticos, con lo cual se creaba un ciclo aparentemente infinito de conflictos incontrolables. A mediados del siglo XVII, muchos observadores temían que la guerra hubiese llevado a Europa peligrosamente cerca de su autodestrucción. «¡Vamos!», decía uno de los himnos del pastor alemán Paul Gerhardt, «despierta, mundo endurecido, abre tus ojos antes de que el terror caiga sobre ti con rápida y súbita sorpresa». Una apostilla desesperada escrita en 1647 en la Biblia de

suyas. Y como saldaba meticulosamente sus deudas, los plazos eran razonables, el interés bajo y los inversiones afluían, incluso, del extranjero. En cambio, un monarca absolutista como Luis XIV se negaba a renunciar a su poder sobre impuestos y finanzas, por lo que no lograba infundir la confianza que inspiraba el Parlamento. En el fondo, la fuerza militar y naval de Gran Bretaña nacía de su sistema político tanto como de su riqueza comercial o de la valentía de sus marineros y soldados. Los

Download sample

Download