Los funerales de la Mamá Grande (Spanish Edition)

Los funerales de la Mamá Grande (Spanish Edition)

Language: Spanish

Pages: 176

ISBN: 0307475719

Format: PDF / Kindle (mobi) / ePub

Los funerales de la Mamá Grande (Spanish Edition)

Language: Spanish

Pages: 176

ISBN: 0307475719

Format: PDF / Kindle (mobi) / ePub


En Los funerales de la Mamá Grande, nos econtramos en Macondo y su región una vez más, entre personajes y episodios reconocibles, pero ahora caen pájaros muertos sobre el poblado, un cura ve al diablo o afirma haber encontrado al judío errante, y visitar la tumba de un ser querido supone un riesgo impredecible. Y hay que enterrar a la Mamá Grande, soberana absoluta de este mundo, que falleció en olor de santidad a los 92 años, tras haber conservado la virginidad durante toda su vida, y a cuyos funerales acude el presidente de la República y hasta el Sumo Pontífice en su góndola papal, pero también guajiros, contrabandistas, arroceros, prostitutas, hechiceros y bananeros llegados para la ocasión.
 
Bajo el lema de estos funerales mitológicos, Gabriel García Márquez reunió siete relatos y la novela corta que da título al presente volumen, en el que aparece ya en todo su esplendor el elemento mágico y telúrico que a partir de entonces definiría su obra, sin apartarla, por ello, de la realidad.

Amsterdam Stories

First Meetings: Four Stories from the Enderverse

Apples and Pears: And Other Stories

The Bridegroom: Stories

Selected Short Fiction

Sign Languages

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

su mesa. Dámaso no la miró. Se había tomado media docena de cervezas y continuaba con la vista fija en el hombre que ahora bailaba con tres mujeres, pero sin ocuparse de ellas, divertido con las filigranas de sus propios pies. Parecía feliz, y era evidente que habría sido aún más feliz si además de las piernas y los brazos hubiera tenido una cola. —No me gusta ese tipo —dijo Dámaso. —Entonces no lo mires —dijo la muchacha. Pidió un trago al cantinero. La pista comenzó a llenarse de parejas,

estaba haciendo el muerto. Después del entierro, lo único que a todos pareció increíble, menos a su viuda, fue que José Montiel hubiera muerto de muerte natural. Mientras todo el mundo esperaba que lo acribillaran por la espalda en una emboscada, su viuda estaba segura de verlo morir de viejo en su cama, confesado y sin agonía, como un santo moderno. Se equivocó apenas en algunos detalles. José Montiel murió en su hamaca, un miércoles a las dos de la tarde, a consecuencia de la rabieta que el

truenos remotos. Luego se quedó dormida con la cabeza doblada en el pecho. La mano con el rosario rodó por su costado, y entonces vio a la Mamá Grande en el patio con una sábana blanca y un peine en el regazo, destripando piojos con los pulgares. Le preguntó: —¿Cuándo me voy a morir? La Mamá Grande levantó la cabeza. —Cuando te empiece el cansancio del brazo. UN DÍA DESPUÉS DEL SÁBADO (1962) La inquietud empezó en julio, cuando la señora Rebeca, una viuda amargada que vivía en una inmensa

su interior, cuando agarró el cadáver por las patitas, lo alzó hasta el nivel de sus ojos, lo volteó, lo examinó, y pensó sobresaltado: �Caramba, es el tercero que encuentro en esta semana.» Desde ese instante empezó a darse cuenta de lo que estaba ocurriendo en el pueblo, pero de una manera muy imprecisa, pues el padre Antonio Isabel, en parte por la edad y en parte también porque aseguraba haber visto al diablo en tres ocasiones (cosa que al pueblo le parecía un tanto dislocada), era

tenía mangas —dijo Mina. —Cualquiera hubiera podido prestártelas —dijo Trinidad. Rodó una silla para sentarse junto al canasto de pétalos. —Se me hizo tarde —dijo Mina. Terminó una rosa. Después acercó el canasto para rizar pétalos con las tijeras. Trinidad puso la caja de cartón en el suelo e intervino en la labor. Mina observó la caja. —¿Compraste zapatos? —preguntó. —Son ratones muertos —dijo Trinidad. Como Trinidad era experta en el rizado de pétalos, Mina se dedicó a fabricar tallos

Download sample

Download