Spanish Stories of the Romantic Era /Cuentos españoles del Romanticismo: A Dual-Language Book (Dover Dual Language Spanish)

Spanish Stories of the Romantic Era /Cuentos españoles del Romanticismo: A Dual-Language Book (Dover Dual Language Spanish)

Language: English

Pages: 240

ISBN: 0486447154

Format: PDF / Kindle (mobi) / ePub

Spanish Stories of the Romantic Era /Cuentos españoles del Romanticismo: A Dual-Language Book (Dover Dual Language Spanish)

Language: English

Pages: 240

ISBN: 0486447154

Format: PDF / Kindle (mobi) / ePub


These twelve classic short stories reflect the idealistic and exotic appeal of a golden age in Spanish literature. Published from the 1830s to the 1860s, the heyday of the Romantic era, they remain popular with readers of every generation. Featured authors include "Fernán Caballero," Ramón de Mesonero Romanos, Juan Eugenio Hartzenbusch, Mariano José de Larra, Enrique Gil y Carrasco, and Gustavo Adolfo Bécquer.
This dual-language edition features an informative introduction and ample footnotes, making it not only a pleasure to read but also a valuable learning and teaching aid for students and teachers of Spanish literature. Together with Dover's Spanish Stories of the Late Nineteenth Century, it offers a wide-ranging survey of an important literary age.

Oblivion: Stories

Amor and Psycho: Stories

Shifu, You'll Do Anything For a Laugh

The Woman of Porto Pim

Servants of the Map

After The Wake

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

miedo, no tuvo más remedio que colar en el morral. Juan Soldado cogió un dique de herrero y empezó a sacudir trancazos sobre el Satanasillo hasta que le dejó los huesos hechos harina. Dejo a la consideración del noble auditorio el coraje que tendría Lucifer cuando vio llegar a su presencia a su Benjamín, a su ojito derecho, todo derrengado y sin un hueso que bien lo quisiese en su cuerpo. —¡Por los cuernos de la luna! —gritó—, aseguro que ese descarado hampón de Juan Soldado me las ha de pagar

my good fellow, have respect, have regard!” —¡Al morral!, que Juan Soldado ni teme ni debe. Y San Pedro, que quiso, que no, se tuvo que colocar en el morral. —Suéltame, Juan Soldado —le dijo—; considera que las puertas del cielo están abiertas y sin custodia, y que puede colarse allí cualquier alma de cántaro. —Eso era cabalmente lo que yo quería —dijo Juan Soldado, entrándose adentro muy pechisacado y cuellierguido; pues diga usted, señor don Pedro, ¿le parece a su merced rigular que

quien habrá quince años sostuvo formidable y singular combate. Gesto duro y avinagrado, manos férreas y cerdosas, alto pecho, cuello corto y cabeza bien templada. Esta tal era el consejero áulico, el amigo de las confianzas del Cabezal; era el que imprimía, digámoslo así, su sello a todas las determinaciones de aquél, que no tenían, como suele decirse, fuerza de ley hasta después de bien claveteadas por el señor Faco y pasadas por el yunque de su criterio. Último miembro de aquella cuádruple

repente de quién podría ser, y sustituyendo cantidades iguales —Braulio eres, le dije. Al oírme, suelta sus manos, ríe, se aprieta los ijares, alborota la calle y pónenos a entrambos en escena. —Bien, mi amigo! Pues ¿en qué me has conocido? —¿Quién pudiera sino tú? . . . —¿Has venido ya de tu Vizcaya? —No, Braulio, no he venido. —Siempre el mismo genio. ¿Qué quieres? es la pregunta del español. ¡Cuánto me alegro de que estés aquí! ¿Sabes que mañana son mis días? —Te los deseo muy felices. —Déjate

heart of the forest! Do you perhaps think I came out to kill stags for the wolves to feast on?” “Sir,” Íñigo muttered, “it’s impossible to go beyond this point.” “Impossible! Why?” “Because this trail,” the huntsman continued, “leads to the Fountain of the Poplars: the Fountain of the Poplars, in whose waters an evil spirit dwells. Whoever dares to trouble its current pays dearly for his boldness. The stag must have already passed its banks. How will you pass them without bringing some

Download sample

Download